FANTAMAS EN LA FE

El viejo hospital la Fe situado en la avenida Campanar de la ciudad de Valencia, ha pasado de ser uno de los centros sanitarios más importantes de España a transformarse en una ciudad fantasma. Son muy escasos los médicos y pacientes que merodean los pasillos quejándose que el centro funcione como antes.

Elcentro esmuyposiblequese reforme con laentradadelnuevoGobierno valencianoyse pondráde nuevo enfuncionamiento,como muchosvecinosde lazona han solicitadounayotra vez.Estostendránqueseguir desplazándose a laotra parte dela ciudadpara solicitar 

En la actualidad, el nuevo hospital dispone de mil camas y todas sus habitaciones son individuales. El hospital registra anualmente unos 5.000 nacimientos, 50.000 ingresos y cerca de unas 30.000 intervenciones quirúrgicas atendiendo unas 340.000 urgencias. El nuevo hospital es el primero en España acreditado para hacer transplantes de órganos y tejidos. La Fe llevó a cabo el primer transplante de cara, mandíbula y lengua así como el primer transplante de piernas del mundo.

El primer problema que continúan teniendo muchos vecinos y pacientes del hospital es la distancia. Del viejo hospital al nuevo hay un trayecto de 8 kilómetros. Muchos de los pacientes de la zona de Campanar por comodidad o urgencia acuden al hospital Clínico para solicitar asistencia sanitaria. Todo esta situación lleva a una saturación del servicio de urgencias en épocas gripales.

Entre el 29 de noviembre de 2010 y el 2o de febrero de 2011 se llevó a cabo el traslado de la vieja Fe a la nueva, esta última situada en el bulevar sur de la ciudad de Valencia. El traslado constituyó la operación logística de mayor envergadura y complejidad realizada hasta el momento en el campo sanitario valenciano debida a su infraestructura (aparte de su plantilla) y la cifra y gravedad de enfermos ingresados para trasladar. La operación fue todo un éxito más de 250 pacientes en dos domingos sucesivos, incluidos niños y bebés. Fueron más de 1.800 profesionales los que compusieron la operativa del traslado para cada uno de los días clave siendo necesario 50 ambulancias para poder trasladar a los pacientes hospitalizados en el trayecto que separa a los dos hospitales.

Así la vieja Fe de la avenida Campanar después de 42 años funcionando dejó de ser operativa, solo quedaron el centro de investigaciones, urgencias, la lavandería y los laboratorios a donde se llevan los análisis de sangre del nuevo hospital, excepto los urgentes. El personal sanitario una vez tomada las muestras se tiene que desplazar al viejo hospital. El nuevo destino de la vieja Fe está en el aire, y según los responsables de la sanidad valenciana se pretende construir un centro de salud. Por otra parte, el nuevo gobierno autonómico la prentende restaurar y ponerla de nuevo en funcionamiento. 

Desde la inauguración del nuevo hospital más de 5.000 profesionales se han trasladado a él, aparte de la mayoría de la plantilla de la seguridad social que este centro acogía. Ahora el acceso al viejo hospital, casi abandonado, es algo más que fácil para muchos intrusos nada deseados. Las entradas al pabellón central, la parte trasera o la entrada a urgencias era algo facilísimo hasta hace un tiempo.

Todo este descontrol dio lugar a múltiples robos según denunciaban los trabajadores del viejo hospital y algunos vecinos. De hecho, algunos vagabundos se colaban dentro del centro y pasaban la noche en él.

El panorama que dejaron con el traslado, y como se quedaron algunas de las estancias y muchos quirófanos, nos recordaba a una película de terror: camas, sueros, material administrativo e incluso colchones todo desperdigado por los suelos y con el material ya inservible.

La apariencia que esas estancias ofrecían me recordaba al viejo sanatorio de Agramonte (Zaragoza) otro hospital abandonado desde 1978, el cuál mucha gente afirma que suceden "fenómenos paranormales" y que a sido víctima de varias visitas poco deseadas.

Hoy en día en algunas estancias de la vieja Fe parece que todo se halla parado, y que el tiempo esté detenido, como si los profesionales, el personal sanitario y todos los pacientes hubieran salido desesperadamente corriendo por culpa de algún virus contagioso en el aire, dejando todas esas estancias vacías y todos los utensilios a uno de esos visitantes inesperados que por las noches se cuelan. Ahora los 88.000 metros de parcela están abandonados con unos pocos médicos y algunos pacientes pero... ¿También habrán fantasmas en la vieja Fe? algún día lo sabremos.

Luz Durán

Hospital para el Covid

El pasado mes de mayo de 2020, en la antigua Fe de Valencia se habilitaron 167 camas por si eran necesarias, pero solo se realizaban pruebas PCR exclusivamente a los pacientes de ese departamento de salud. Otra de las de las iniciativas adoptadas por la Conselleria de Sanitatha ido dirigida a la habilitación de espacios en desuso de Valencia con el objetivo de que, a través del acondicionamiento necesario, sirvan para acoger a pacientes afectados por el Covid.

Uno de esos espacios remozados en escasas semanas ha sido la Escuela de Enfermería de la vieja Fe de Valencia. La Conselleria inició las obras a finales de marzo y, a día de hoy, el recinto ya ha sido perfectamente reformado y ampliado. El miércoles 3 de diciembre la Conselleria de Sanitat comenzó a derivar pacientes a La Fe de Campanar, y reducir la presión asistencial en otros hospitales como el hospital Clínico de Sagunto. Esta decisión ha obligado a modificar el acceso de pacientes a la Unidad de Prevención del Cáncer de Mama, puesto que hasta ahora la entrada y salida estaba en la puerta principal del edificio. Ahora, estas usuarias deberán rodear el inmueble para acceder por otra parte.

La Fe ya estaba tomando nuevas medidas de control de acceso al recinto. Así desde hace un mes, en las entradas al centro hospitalario se han instalado unos «robots digitales» para que todo aquel que vaya a entrar al hospital pase su tarjeta SIP o su DNI y se identifique. La máquina pregunta si se es visitante o trabajador y solicita que se responda a un cuestionario para saber si en los últimos 15 días o en la actualidad han tenido contacto con personas confirmadas por Coronavirus o si ha tenido algún síntoma compatible.

"Menos mal que no derribaron el hospital".

Luz Durán

¡Crea tu página web gratis!